POSICIÓN AL VOLANTE

 

Es el punto de partida de cualquier curso de conducción; ya que buscamos una posición adecuada al volante para poder conducir o pilotar con las mejores garantías tanto de seguridad activa como pasiva. También conseguimos la mejor protección en caso de accidente.

 

 

PRIMER REGLAJE:

 

A la hora de sentarse, el primer reglaje que se busca sería situar la banqueta del asiento a la distancia adecuada con los pedales de la siguiente manera: se pisa el pedal de embrague a fondo y el conductor ha de quedar a una distancia tal que la pierna que lo acciona quede semiflexionada. Si el coche es automático se utilizaría el pedal de freno como referencia de la misma manera. Con esto lo que se pretende es que el conductor tenga acceso a todo el recorrido de todos los pedales lo que proporcionará mayor seguridad en el uso del ABS (para que funcione hay que pisar a fondo).

 
 
SEGUNDO REGLAJE:

 

Es el del respaldo, el cual, según informan los propios fabricantes, no ha de pasar de 110º de inclinación respecto a la horizontal, es decir, que se situará algo inclinado hacia atrás pero no “tumbado” (esto evitará el “efecto submarino”: deslizarse por debajo del cinturón en un accidente). La forma de regularlo es: con la espalda completamente apoyada en él, las muñecas tienen que llegar a la parte alta del volante con los brazos algo flexionados. Aparte de regular el respaldo, actualmente, los coches disponen de regulación del volante tanto en altura como en profundidad. Además, la banqueta es recomendable regularla lo más baja que sea posible para que tengamos menos balanceos y nos permita “sentir” mejor cualquier movimiento del vehículo; además, esto nos obligará a mirar más lejos con lo que obtendremos una mejor anticipación en la conducción.

 
 
EL REPOSA CABEZA:

 

Se reglará colocando la parte alta del mismo tras la cabeza a la altura de los ojos como mínimo y a la menor distancia posible de la cabeza. Éste es un elemento de seguridad pasiva ya que en caso de choque frontal o posterior atenúa las lesiones en las cervicales.

 

 

 

 

CINTURÓN DE SEGURIDAD

 

 

UN POCO DE HISTÓRIA

 

El cinturón de seguridad. Es el mayor aporte en seguridad pasiva y el que más vidas ha salvado con diferencia hasta la fecha. Aunque su historia se remonta a la época de los carruajes, no fue hasta los años cuarenta del siglo pasado cuando se ofreció como extra en los automóviles, basándose en los arneses que llevaban los aviones de combate de la época (con solo dos anclajes). No fue hasta 1959 cuando el ingeniero Nils Bohlin del departamento de seguridad de la casa Volvo desarrolló y patentó el sistema de tripe anclaje (como actualmente lo conocemos). Volvo lo incluyó de serie en su modelo «AMAZON». Tras demostrarse su efectividad, decidió liberar la patente para hacerlo universal en 1962. A partir de esta fecha todos los fabricantes de coches implementaron el cinturón de seguridad en sus modelos de alta gama.

 

¿Como tenemos que ajustarlo?:

 

Se debe ajustar al cuerpo apoyando la cinta en la parte inferior en la cadera y la cinta superior en la clavícula. El cinturón no sólo es un elemento de seguridad pasiva, sino también de activa, ya que sujeta el cuerpo del conductor al asiento en zonas viradas, ayudándose el propio conductor apoyando el pie izquierdo en el paso de rueda o reposapiés que encontramos a la izquierda del pedal del embrague en el chasis del vehículo.

 

¡Hasta la próxima!

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar